Alta sensibilidad y cuestiones existenciales

alta-sensibilidad-cuestiones-existenciales

En este artículo escribo sobre alta sensibilidad y cuestiones existenciales que de vez en cuando nos planteamos, con el objetivo de animarte a reflexionar sobre la vida en general y tu vida en particular.

Te recomiendo que antes leas mi artículo «Cómo saber si eres una persona altamente sensible» si no sabes qué es la alta sensibilidad ni si eres o no una persona altamente sensible (PAS).

También puedes pasarte por este tablero de Pinterest donde me gusta recopilar otros artículos de valor que voy encontrando.

Alta sensibilidad y cuestiones existenciales

Hace años vivía de forma muy diferente mi sensibilidad. De manera más intensa. Supongo que en general a todas las personas el paso del tiempo nos trae serenidad.

Recuerdo enterarme de noticias duras (y mediáticas, porque ya sabemos que desgracias hay muchas pero no todas salen en la televisión) y vivirlas con muchísima intensidad durante días, como si me hubiesen tocado de muy cerca.

Son casos que duelen y al mismo tiempo no entiendes. Y mientras que otras personas pueden verlos objetivamente, con frialdad incluso, o bien con impotencia pero olvidándolos al poco rato, una se encuentra dándoles más y más vueltas. Es tanta la empatía. Y sobre todo, tan grande la vulnerabilidad de un niño o adolescente que además es altamente sensible (más aún si no sabe que lo es)…

Está claro que ciertos hechos nos despiertan un alto grado de rabia e impotencia a la mayoría. Pero a las PAS todavía más. Por eso no nos conviene nada recrearnos en determinados detalles que sabemos que solo nos van a traer más sufrimiento. Es más saludable no querer saberlo todo, no investigar demasiado, no escuchar demasiado, mantener una distancia de seguridad. Aunque no siempre es fácil llevarlo a cabo. A veces es complicado mantener un equilibrio entre protegerse y tomar consciencia de lo que sucede a nuestro alrededor.

alta-sensibilidad-cuestiones-existenciales
¡PINÉAME!

Afortunadamente, con el paso de los años (y sobre todo con el conocimiento de que soy PAS y comprendiendo lo que eso significa) tolero mejor la frustración y la intensidad con la que vivo todo es más llevadera.

Las tragedias ajenas de las que me entero me dan muchísima pena, además de provocarme mucha rabia e impotencia, por supuesto, pero ya no hacen que me rompa por dentro, que me sienta traicionada por la vida, por Dios o algo por el estilo. O al menos no me hacen quedarme por mucho tiempo en ese estado.

Sin lugar a dudas, no desearía no ser tan sensible. Primero, porque entonces no sería yo y precisamente considero mi sensibilidad una de mis grandes virtudes. Y segundo, porque ser así me permite disfrutar extremadamente en ciertas ocasiones, así como profundizar en la reflexión o en el estudio de casi cualquier tema que me interese mínimamente. [Por eso me molesta bastante leer títulos de artículos del estilo de «Cómo dejar de ser tan sensible» y muchas de las tonterías que en ellos se comparten, no tanto por mi, sino por las personas que todavía no saben lo suficiente sobre su sensibilidad ni la valoran justamente…]

niña-altamente-sensible

Lo bueno de ser altamente sensible es que tomas mayor consciencia de todo. Por lo que estos sucesos de los que hablo me hacen reflexionar sobre la vida, sobre lo injusta que es y sobre el poco control que tenemos a veces, sobre por qué estamos aquí y para qué. Aunque en un principio pudiera parecerlo no es una reflexión desde el victimismo sino desde la curiosidad.

Me pregunto de dónde venimos, cuál es la explicación de todo esto. Y si existe Dios o no. Porque a veces suceden cosas que parecen milagros. Y otras veces, la aparente confirmación de que los milagros no existen.

En esos momentos, me produce mucha insatisfacción saberme incapaz de llegar a ninguna conclusión real. Tanta como impotencia me provocan las injusticias.

Quisiera poder hacer algo, ser una heroína o ser simplemente yo pero con una inteligencia tan grande que fuese capaz de resolver todos los problemas que me preocupan.

Pero al tiempo se me pasa.

Porque ser altamente sensible no significa pensar únicamente en temas profundos y trascendentales y parecer un filósofo de la vida de forma permanente. Serlo ayuda, como he dicho, a tomar consciencia de diferentes aspectos con mayor intensidad (tanto la belleza como el horror de la vida) detectando así las problemáticas, no obviándolas y tratando de comprender y encontrar soluciones.

Es una realidad decir que en general todavía somos una especie que tiene mucho que mejorar en muchos aspectos y creo que es sano y útil tomar consciencia de esto, siempre y cuando lo llevemos al terreno de lo personal, al terreno de ¿qué puedo hacer yo para mejorar un poco este desastre?

cuestiones-existenciales-escalera

Vivimos rodeados de enfermedades, falta de autocontrol, maldad… Por supuesto que también hay muestras de bondad y de hecho la mayoría no somos completamente buenos o malos sin más.

Pero me parece insultante negar que somos una especie tremendamente imperfecta así como ocultar la relevancia de todas las enfermedades y de la maldad en sus múltiples formas u obviar el desconocimiento que tenemos al respecto.

¿Para qué estamos aquí? No lo sé, pero mientras estemos, dentro de nuestra propia imperfección y de la de los que nos rodean, seamos tolerantes o intentémoslo al menos, esforcémonos por comprender al diferente, seamos curiosos y luchemos por visibilizar las causas que nos importan.

Tratemos de ser buenas personas y de inculcar el valor de la humanidad a los más pequeños. Porque sí, la educación influye y mucho. No todo es genética e incluso a veces la parte genética existente (buena o mala) «despierta» en un determinado ambiente y no lo hace en otro.

Miremos a nuestro alrededor y tratemos de utilizar nuestros talentos para arreglar aquello que no está bien. No caminemos a ciegas o solo pensando en nuestras cosas. Aportemos dentro de nuestras limitadas capacidades y posibilidades. Simplemente tengamos los ojos abiertos para detectar aquello que podríamos hacer para mejorar un poco nuestro mundo.

busqueda-de-proposito-autoconocimiento

Lo cierto es que ya hay muchas personas haciéndolo, por eso vivimos, al menos en muchos países, de forma aparentemente civilizada en general. Pero todavía faltan muchas más.

Y todavía hay muchas cosas que mejorar en todos los ámbitos: muchas curas por descubrir, muchos problemas que evitar, muchas soluciones por encontrar, mucha sabiduría por compartir, mucha comprensión que ofrecer, mucha tolerancia que repartir…

¿De qué forma crees que puedes ayudar tú hoy? Puede ser hoy, puede ser mañana, me refiero a este momento de tu vida actual.

Hay tantos talentos diferentes como necesidades. Y el talento al no ser compartido se desperdicia, tristemente para todos (para el que lo tiene porque se frustra y para el que no lo recibe porque se queda sin la oportunidad de disfrutarlo y sin saber siquiera de su existencia).

No hace falta que tengas una idea maravillosa ya pero acostúmbrate a tener esa pregunta en mente cada día y te sorprenderás de lo útiles que podemos ser todos, si no siempre, al menos de vez en cuando.

Lo importante es mantenernos abiertos y atentos, y ante todo mantener vivo el sentido crítico.

Gracias por leer. Si te ha gustado te agradecería que lo compartieras para poder llegar a más personas.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.