Autoestima y coherencia personal

autoestima

A veces creemos que nos conocemos de sobra, que nos queremos un montón, que tenemos la autoestima altísima… Pero generalmente nuestra autoestima es muy mejorable ya que sin darnos cuenta nos autosaboteamos constantemente exigiéndonos demasiado, tratándonos mal de manera automática y tomando decisiones malas o que no son coherentes con quiénes somos y qué queremos.

Además, en esta sociedad se nos mandan ideas contradictorias. Por un lado nos venden una imagen concreta de la mujer y el hombre ideal, con buen aspecto, buenas relaciones y éxito profesional. Pero por el otro parece que la autoestima está de moda y por tanto «tienes que aceptarte y quererte tal y como eres» (sin embargo no nos explican cómo y además eso se contradice con lo otro ya que la sociedad constantemente nos quiere amoldar y por tanto no nos facilita el querernos incondicionalmente tal y como somos).

Entonces, si no se profundiza más, pareciera que quererte se limita a mirarte en el espejo, verte monísima (porque te has arreglado como la sociedad te dice que tienes que hacerlo) y decirte cosas bonitas.

Hay muchas personas que viven obsesionadas con la imagen y las hay que por tener buen aspecto y verse bien piensan que se quieren. Pero es que tener autoestima es quererte también cuando no tienes buen aspecto. Y ser coherente es arreglarte más o menos, de un modo u otro, según te gusta a ti, no según dicta la sociedad (dentro de lo posible, teniendo en cuenta la influencia que tiene la moda en todos nosotros aunque no queramos).

autoestima-libertad

Quererte de verdad no es hacerlo en función de tu físico ni de tus logros ni de nada, es quererte sin condiciones.

Es aceptar los resultados, aunque no fuesen los que esperabas. Valorar el esfuerzo puesto en el proceso y no solo el resultado obtenido.

Es aceptar cada parte de ti, incluso aquellos aspectos (físicos o de personalidad) que siempre te han dicho que están mal, que te avergüenzan, que escondes.

Quererte quiere decir estar ahí tratándote con cariño especialmente en los malos momentos, sin presionarte ni culparte, de la misma forma que hacemos con los amigos que queremos.

Es ser tu mejor amiga.

Y perdonarte por absolutamente todo a ti y a los que te han hecho daño alguna vez. Que perdones a los demás te beneficia a ti, no a los otros… Ni siquiera es necesario que sepan que les has perdonado.

No ser capaz de perdonar a otros es señal de que hay algo que tú tampoco te estás perdonando.

En definitiva, quererte incondicionalmente es ser capaz de perdonarte y aceptar todas aquellas cosas que forman quien tú eres realmente.

you-are-worthy-of-love

Si no las aceptas, te encontrarás mostrando una cara, externa e interna, que no es tuya. Perderás tu coherencia personal: te dejarás llevar por otros, tomarás decisiones equivocadas… Porque si no te quieres, tampoco te escuchas. Y entonces ignoras a tu intuición porque no te quieres lo suficiente como para saber que nadie mejor que tú puede tomar las mejores decisiones.

Los resultados de no quererte, de no escucharte y de no actuar en coherencia con lo que eres, son que quizá mantienes relaciones y trabajos que no te gustan (sin hacer nada para remediarlo), aceptas planes que no quieres y estás siempre disponible para todos… Quizá estás más pendiente de todo lo demás que de ti misma.

Si no te quieres ni te escuchas, el camino que sigas va a ser un camino que te hará sentir insatisfecha, porque no es el tuyo.

Pero lo peor de todo sería ni siquiera ser consciente de la falta de autoestima y coherencia. Así que enhorabuena por estar aquí.

A continuación, te dejo algunas ideas para empezar desde ahora a mejorar tu autoestima y coherencia personal.

autoestima-coherencia-personal
¡PINÉAME!

Ideas para mejorar tu autoestima y coherencia personal

Vas a necesitar empezar con paciencia, disfrutando del proceso de mejora personal en sí. No partas desde la autoexigencia ni te culpes si te descubres haciendo, pensando o diciendo algo de «persona que no se quiere». No puedes pretender cambiarlo todo de repente.

Simplemente empieza observando. Para que tu interior te guíe has de estar receptiva así que si te cuesta tener control de tu momento presente, prueba a meditar. Solo necesitas pararte a respirar de forma consciente unos minutos cada día.

Sé consciente de tu historia, de cómo eres (lo bueno y lo malo), de las decisiones que tomas cada día… Acéptalo todo de ti.

Observa no solo lo que piensas, lo que te dices y lo que haces, sino también lo que piensas y dices de otras personas. Una persona que realmente se quiere no critica a otras para sentir que queda por encima.

Detecta cada pensamiento, cada palabra, cada acción e intenta que cada una de esas decisiones sean coherentes contigo, con tus valores y con tus necesidades.

También es súper importante que trabajes el perdón. Escribe o mantén una conversación imaginaria con esa persona a la que te cuesta perdonar y trata de decirle y preguntarle todo lo que te hubiese gustado. Agradécele también lo bueno, lo malo y todos los aprendizajes que hayan salido de ahí. Esto es algo que quizá necesites repetir más de una vez pero es realmente liberador. Y por supuesto también lo puedes hacer para perdonarte a ti misma.

Por último, reflexiona. Pregúntate si estás disfrutando suficiente en tu día a día, si te estás cuidando, si hay algo que estás postergando por miedo… ¿Qué es aquello que si lo hicieras te estarías demostrando que te quieres? Si ves que son muchas cosas mejor ordénalas de menor a mayor dificultad y proponte empezar con la más fácil. Si no puede hacerse hoy, planifícala. Y si requiere pasos previos (quizá tomar una decisión difícil o solucionar un problema que tienes) dedícale tiempo, lee, investiga.

Resumen

Es importante que te cuestiones qué entiendes por autoestima, que no te quedes en la superficie. Tener autoestima no es verse guapa ni repetirse frases optimistas. Es ante todo aceptarse tal cual se es y perdonarse.

Todo esto puede llevar tiempo pero tómatelo con calma, como un juego. Disfruta del proceso de quererte más.

Prueba estas ideas para empezar:

☆ Medita para tener más consciencia de todo lo que eres y haces.

☆ Observa qué cosas haces, piensas, te dices (y también qué cosas piensas y dices de otros).

☆ Acepta todo de ti.

Sé coherente en tus decisiones (cada pensamiento, palabra y acción cuentan).

Perdona con el ejercicio que te he propuesto, por ejemplo.

Pregúntate qué es aquello que si lo hicieras te estarías demostrando que te quieres. Encuentra el modo de avanzar en esa dirección.

Todo esto se podría ampliar y profundizar mucho más. Pero lo importante es que hagas algo, lo que sea, que te permita avanzar. Aunque solo sea replantearte qué es la autoestima y si estás siendo coherente o no en tu vida, o darte cuenta de que necesitas empezar a meditar para tener más consciencia de tus pensamientos y de tu momento presente.

Solo tú sabes en qué punto te encuentras y sea el que sea es maravilloso tal cual es en estos momentos.

¿Qué crees que podrías hacer actualmente, con tus recursos y limitaciones, para demostrarte que te quieres?

Espero que disfrutes tanto como yo en este camino de quererse más a una misma.

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.