Cómo afrontar una depresión

como-afrontar-una-depresion

En este artículo voy a escribir sobre cómo afrontar una depresión. Hablo de afrontar y no de superar porque creo que superarla será el resultado natural de que sigas tu proceso.

Cuando estás ahí, en ese estado inicial, tu foco debería estar puesto en tratar de afrontarla, no en querer superarla como por arte de magia, negándola o ignorándola. Más que nada porque sino, aunque rápido se vaya, también rápido volverá.

Desde mi experiencia, te compartiré algunas estrategias o ideas que A MI me han ayudado a afrontar una depresión y muy poco a poco salir de ella.

Escribo en todo momento desde mi percepción del asunto. Soy muy respetuosa con este tema ya que soy consciente (porque lo he vivido) de dos cosas. Una, lo que duelen los consejos que relativizan la gravedad de la depresión. Y dos, que cada persona y cada depresión es un mundo.

Si vas a leer este artículo considera solo lo que creas que pueda servirte.

Lo que sé de la depresión

La depresión es un proceso realmente complicado y duro para quien lo sufre, muchas veces en silencio, y para quienes le rodean.

Además, aunque sea algo por lo que pasa un gran número de personas, todavía hay mucha ignorancia al respecto y poca comprensión, lo que solo hace empeorar la situación. 

Sé lo que es sufrir una depresión. La falta de fuerza y de energía. Las ganas nulas de levantarte ni de hacer nada en todo el día. El que todo te de igual, el ver que se repiten los días uno tras otro sin encontrarles ningún sentido y el desear que todo acabara en un instante. Que tu estado normal sea extremadamente cansada y apática, el sentirte incomprendida, el darte cuenta de que tienes (o tenías) muchos proyectos y sueños por cumplir pero que están «dormidos» o abandonados porque ya no te ilusionan. Todo te da igual.

El esfuerzo extremo por hacer cosas que para el resto no cuestan lo más mínimo (levantarse, salir a comprar, ir a trabajar). Y la lucha constante por salir de ahí sin conseguir ningún resultado.

depresion-que-cosas-te-gustaban

Tengo predisposición genética a padecer depresión y he sufrido varias a lo largo de mi vida. Pero he conseguido superar la última de una manera más efectiva que otras veces. No digo que haya pasado a un estado permanente de felicidad absoluta. Sin embargo, he conseguido salir de la depresión, algo que durante mucho tiempo pensé que sería imposible. Y las recaídas, que las hay, no son tan fuertes. Cuando no me siento bien, sé qué puedo hacer para mejorar mi estado (sin evadirme, afrontando lo que ocurre). Y trato de detener el avance a tiempo desde el principio, cuando noto que recaigo. Pero cuando los recursos no funcionan como quisiera, simplemente la acepto.

La importancia de aceptar la depresión

Más que nada, es importante aceptar la depresión y vivirla sin culpa, para después poder trascenderla (en los casos en los que sea posible).

La depresión puedes tomártela como algo terrible. O como un episodio más en tu vida (o una parte más de ella, cuando es crónica) que te va a dar la oportunidad de indagar en tu mundo interior.

Superar una depresión lleva su tiempo y te lo tienes que dar. Necesitas aceptar el proceso y creer que SÍ PUEDES afrontarla.

Necesitas cambiar tu percepción de tus propios sentimientos, de las circunstancias negativas, de las personas que te rodean. Mirar desde la perspectiva correcta, con sabiduría y relativizando, como haría alguien que admiras, desde la aceptación, la comprensión, la serenidad, la confianza.

crecimiento-personal

Pero sobre todo, tienes que darte tiempo y hacer oídos sordos a esas personas que se entrometen en tu vida y que con buena intención te aconsejan pero solo te agobian. Aléjate de esas personas siempre que puedas. La solución no es que salgas más, ni que te apuntes a una actividad, ni que conozcas gente, ni que sonrías más aunque no te apetezca. La solución empieza por indagar en tu interior y aceptarte tal y como estás ahora. Acepta cómo te sientes.

Después, una vez hecho eso y comprendido el origen de la depresión, piensa en ti como si fueses un coche que se ha quedado sin batería. Necesitas una enorme fuerza inicial para poder volver a arrancar. Eso es lo que más esfuerzo requiere. Pero una vez lo consigues avanzas cada vez con menos dificultad.

En estos momentos, tú eres el coche que necesita fuerza para arrancar.

Te comparto algunas ideas para que afrontes tu depresión y consigas «arrancar» de nuevo.

como-afrontar-una-depresion
¡PINÉAME!

Cómo afrontar una depresión

Quizá sientes que has estado casi toda la vida en ese estado de depresión y das por hecho que por tanto es imposible salir de él. Pero es posible que nunca te hayas preguntado cuál es la razón de ser de tus emociones y qué tienen que decirte… así que todo ese tiempo en realidad no ha sido un tiempo productivo enfocado en afrontarla sino más bien en huir de ella.

Te muestro a continuación las ideas que considero que son fundamentales para afrontar una depresión.

Algunas podrán parecerte obvias pero la clave está en primero comprometerte a salir del estado en el que te encuentras. 

Y a continuación, buscar formas que a ti te funcionen de aplicar las ideas que comparto (o alguna de ellas) en tu día a día.

Recuerda apuntar aquello que consideres que puede servirte, para no olvidar llevarlo a la práctica.

Acepta el proceso

Para poder avanzar necesitar aceptar. No te resistas. No luches contra la depresión. Tampoco la ignores. Vívela. Disponte a aprender de ella. Acéptala.

Observa lo que sientes. Escucha a tu cuerpo y déjate llevar. Lee artículos y libros que te enriquezcan. Llora. Escribe. No hagas nada. Lo que necesites en cada momento.

Superar una depresión es un proceso que requiere paciencia.

Es tu proceso y durará el tiempo que haga falta. No dejes que nadie se entrometa en él. Es tu propia lucha, una lucha interna y necesaria.

como-afrontar-una-depresion-aceptacion

Sé lo que es tener que escuchar comentarios como «no es nada», «todo pasa», «el tiempo lo cura todo», «hay que ser fuerte», «todos tenemos problemas», «otros están peor que tu», «anímate», «sal a divertirte», «conoce gente», «apúntate al gimnasio»…

Cuando estás atravesando un proceso así y escuchas estas cosas, el dolor se multiplica porque sabes que no puedes hacer lo que te dicen y encima que no te comprenden.

Por desgracia, hay mucha ignorancia sobre la depresión y en general sobre la salud mental. Es por eso que mucha gente frivoliza con esto sin ni siquiera darse cuenta.

Trata de relativizar sus actitudes ya que sencillamente no saben actuar mejor ante esta situación. Y siempre que te sea posible, apártate de las personas que no te ayudan a aceptar lo que sientes para poder avanzar en tu proceso.

Desahógate

Conecta con aquello que sientes. Pierde el miedo a tus emociones. El dolor es parte del proceso de recuperación. No debes ignorarlo porque entonces se quedará anclado dentro de ti y solo conseguirás alargarlo.

Ponte una película o lee una novela y llora si te apetece. Es una buena manera de empatizar con las emociones de otras personas y de olvidarse por un momento de una misma, pero también de conectar con ciertas emociones propias.

Escribe siempre que lo necesites, saca todo eso que llevas dentro. Aquí comparto un ejercicio de escritura. Y aquí otro más profundo.

Recuerda qué cosas te gustaban

Cuando te sientas con algo de fuerzas, pregúntate ¿qué cosas me gustaba hacer? Lo primero que pensarás será «qué más da, no me apetece hacer nada». Por ejemplo, pensarás «siempre he disfrutado bailando o practicando x deporte / actividad pero ahora mismo no me apetece nada».

Cuando se tiene depresión deja de apetecer hacer lo que antes gustaba. Por ahora limítate a recordarlas y escribirlas. 

Haz una lista bien larga de todas las cosas que te gustaban. El simple hecho de recapitular todas aquellas cosas que disfrutabas te puede hacer sentir mejor.

Conecta con quien tú eres

Tú no eres «una persona deprimida». Eres una persona con unos determinados intereses, sueños, valores, cualidades y recursos, que está atravesando una depresión. Tu depresión no eres tú.

Recuerda esos intereses, sueños, valores, cualidades… porque es algo de ahí lo que al final te va a sacar del pozo en el que ahora te encuentras.

En mi caso fue principalmente mi determinación (cualidad) lo que me impulsó poco a poco a moverme, a buscar cosas que me ayudasen a salir de ahí, como por ejemplo escribir, leer sobre crecimiento personal, planificarme, aprender sobre cosas que me gustan… (intereses y recursos).

bienestar-productividad

También influyó mi sensibilidad (gracias a ella la papelería bonita me sirvió para traer un poco de alegría a mi vida y para empezar a organizarme y proponerme cosas). Y mi deseo de autorrealización (valor), el cual me impulsó a moverme para buscar mi propósito.

La paciencia o confianza (cualidad que desarrollé) también fue clave para continuar cuando yo misma no alcanzaba a ver los resultados que deseaba.

Por último, también me ayudó disfrutar de mi libertad (valor) y mi sensibilidad (cualidad), por ejemplo pasando tiempo en contacto con la naturaleza.

depresion-naturaleza

Todo esto me sirvió a mi. En tu caso posiblemente serán cosas diferentes porque cada persona es única.

Empieza por lo más fácil

Elige una de esas cosas que te gustaban: la que más ilusión te haga o la que más capaz te veas de hacer.

Empieza por aquello cuya relación energía/esfuerzo sea mayor, es decir, que el esfuerzo que te supone es mínimo en comparación con la energía que te dará.

Podría ser empezar a escribir un diario, escuchar música alegre, leer un libro, ir a un parque… 

depresion-musica

Es preferible intentar hacer algo más fácil en vez de proponerte algo demasiado retador para sentirte culpable después por no haber cumplido.

A lo mejor lo que te enciende un poco la chispa es la idea de volver a ese rincón de la naturaleza que te encanta, tu rincón.

Igual no tienes fuerzas para ponerte a bailar o hacer ejercicio pero sí para escribir, dibujar o colorear mandalas.

depresion-que-te-gustaba

Quizá podría ser una buena idea comprarte algo de papelería bonita y empezar a planificar tus días.

Empieza por lo más fácil y después sé constante. Proponte pequeños retos cada día. Recuerda que estás tratando de arrancar y por eso necesitas mucha fuerza al principio. Luego todo será más sencillo.

Rodéate de inspiración y belleza

★ Rodéate de cosas inspiradoras y bonitas. Plantas, flores, cuadros, artículos de decoración, fotos de cosas que te gusten.

★ Decora tus libretas.

★ Busca en Google o en Pinterest imágenes de plantas, animales, paisajes u otras cosas que te inspiren ternura.

★ Visita algún parque, playa o montaña. Mantén contacto con la naturaleza.

bienestar-inspiracion

 Crea tu cuaderno de inspiración, como explico aquí.

En él puedes incluir recuerdos bonitos, logros, deseos, recursos para subir el ánimo en el futuro, etc.

★ Cómprate libretas o libros para colorear.

★ Viaja.

inspiracion-viajar-caravana

Conclusión

Superar una depresión requiere tiempo. Pero no es una cuestión de simplemente dejar pasar el tiempo. Es una cuestión de parar, observar, escuchar y afrontar todo aquello que nos da miedo.

Muchas depresiones se alargan o se repiten por no haber podido o sabido afrontarlas correctamente en su momento.

Aunque creas que la has superado sin hacer prácticamente nada (cuando en realidad la has ignorado) si no aprendes a escuchar y gestionar tus emociones la depresión surgirá de nuevo.

Por eso, mis recomendaciones para afrontar una depresión serían:

  1. Acepta el proceso, aléjate de quien lo obstaculice, vívelo y ten paciencia.
  2. Desahógate: llora, lee, escribe.
  3. Recuerda qué te gustaba hacer.
  4. Conecta con quien tú eres (intereses, sueños, valores, cualidades).
  5. Empieza por lo más fácil, lo que más te ilusione, aquello cuya relación energía / esfuerzo sea mayor.
  6. Inspírate y crea tu cuaderno de inspiración.

Si tratas de tener presente a menudo estas ideas y las pones en práctica, como mínimo volverás a conectar contigo poco a poco y con el tiempo irás recuperando la ilusión.

Hay algo dentro de ti que te va a dar la fuerza para salir de donde te encuentras.

inspiracion-flotador-flamenco

Confía en la vida y en tu capacidad de recuperarte gracias a tus acciones y a las oportunidades que irán apareciendo en tu camino cuando estés receptiva.

Ten mucha paciencia contigo misma y con el proceso por el que estás pasando. Y recuerda que el primer paso es comprometerte con tu recuperación.

Pero si hoy no tienes fuerza para comprometerte ni para hacer nada de lo que te propongo, está bien así. No pasa nada, mañana será otro día. Sobre todo no añadas culpa a tu sufrimiento

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:
error

2 respuestas a “Cómo afrontar una depresión”

  1. Exelente ayuda muchas gracias lo pondré en practica

    1. Gracias a ti por comentar. De veras espero que afrontes lo que estés atravesando y finalmente consigas ver lo sabia y fuerte que eres. Paciencia, mucha fuerza y un abrazo 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.