¿Cómo vivirías si ya hubieras encontrado tu propósito?

como-vivirias-si-ya-hubieras-encontrado-tu-proposito

¿Cómo vivirías si ya hubieras encontrado tu propósito? O sea, si tuvieras clarísimo lo que es más importante para ti y encima tuvieras la oportunidad de trabajar por ello en tu día a día, utilizando tus talentos y sintiendo que lo que haces tiene significado.

Es cierto que saber cuál es tu propósito (y encima vivir de él) puede ser muy retador. Pero a nada que reflexiones y dediques tiempo a indagar en ti sabrás dar algunas respuestas a la pregunta ¿cómo vivirías si ya hubieras encontrado tu propósito? Y sin duda, si pones en práctica lo que obtengas de ahí, vas a sentirte más satisfecha con tu vida desde ya (y a su vez vas a estar más cerca de encontrar tu propósito).

En realidad, que no sepas ahora mismo cuál es «ese propósito» en concreto, el que tanto anhelas… no es tan terrible. Saber, aunque sea vagamente, cómo vivirías si lo hubieras encontrado es ya información suficiente para poder empezar a avanzar en la dirección adecuada para ti.

Piensa que una persona de éxito seguro que viviría de forma coherente con unos determinados hábitos y valores, aprovechando su tiempo incluso a pesar de no saber cuál fuera su propósito.

como-vivirias-si-ya-hubieras-encontrado-tu-proposito
¡PINÉAME!

¿Cómo vivirías si ya hubieras encontrado tu propósito?

Cuando llevas tiempo dándole vueltas a esto del propósito y sigues bloqueada puede ser también porque seguir recreándote en la idea de que no sabes lo que quieres es más fácil (que no más agradable) que profundizar en aquellas cosas que te llaman la atención, ser constante y, por ejemplo, tomarte en serio el sustituir por otros esos hábitos que sabes que tu «Yo ideal» no tendría.

Probar sin saber si ese es el camino es difícil, sí, pero también es infinitamente menos incómodo a la larga.

Así que actúa. Pero para no abrumarte empieza por algo más asequible (que tampoco lo es tanto) como «salir del bloqueo» o «mejorar mi energía» y no por algo tan enorme y gigantesco como «encontrar mi propósito«.

Si estás bloqueada empieza por plantearte cosas como:

  • ¿Me seguiría acostando y levantando a la misma hora?
  • ¿Me alimentaría igual?
  • ¿Haría deporte?
  • ¿A qué y a quiénes dedicaría las horas?
  • ¿Qué tipo de actitud tendría?

Recuerda que todo está relacionado y unas áreas de la vida influyen en las otras.

Después haz los cambios pertinentes en tu vida. Así es como se acaba saliendo de los bloqueos y las rumiaciones: actuando.

¿Qué cosas harías si ya hubieras encontrado tu propósito?

Si por ejemplo crees que escribir es importante para ti, ¿consideras que escribes lo suficiente?

Lógicamente cuantos más detalles tengas, mejor («me gusta escribir sobre tal cosa en concreto»). Pero siempre puedes empezar por algo («me gusta escribir»).

Seguro que eres consciente de dos o tres cosas (o al menos una) a las que querrías y podrías dedicarles más tiempo.

Además, nadie puede decir que eso que para ti es importante ahora no pueda ser importante y útil también en una posible futura profesión alineada con tu propósito.

Pretendemos que la respuesta a «cuál es mi propósito» llegue de forma mágica una mañana al despertar, tras contestar unas preguntas o mediante algún tipo de sincronicidad. Y además creemos que después todo será coser y cantar. Pero no es así como funciona.

Un día puede surgirte una pequeña curiosidad por algo. Por ejemplo, la escritura, la programación, la fotografía, la pintura… Y sí, también la intuición puede guiarte sutilmente alguna vez. Pero en cualquier caso si no alimentas tu curiosidad, si no atiendes a esa ligera voz interior, no puedes llegar a saber hasta dónde te podría llevar. En cambio, si decides tomártela en serio descubrirás si en realidad no es tan importante para ti o si quizás lo es pero en la práctica no te gusta lo suficiente, si se queda en un hobby o si puede convertirse en un trabajo. Es necesario darse la oportunidad para aprender y descubrir cosas nuevas de uno mismo y de lo que nos rodea.

mujer-PAS-contemplando

¿Cómo vivirían las personas que admiras si estuvieran en tu situación?

Piensa cómo vivirían las personas que admiras si estuvieran en tu situación. Para empezar, ¿qué actitud tendrían? ¿Pesimistas, tristes, bloqueadas? Quizá al principio sí.

Muchas personas a las que consideras exitosas también sintieron la incertidumbre en sus comienzos. Pero al final cambiaron su actitud. Decidieron probar algo nuevo. Quizá mejorar sus hábitos. Quizá aprender algo por curiosidad sin saber a dónde les llevaría.

Cuando idealizamos las vidas de las personas que admiramos, así como sus trabajos, pasamos por alto el proceso necesario (y a menudo largo) hasta llegar ahí: la incertidumbre, el esfuerzo, la perseverancia, el tiempo dedicado, el aprendizaje continuo, etc.

Cuestiónate si la vida que estás viviendo, desde ya, tengas o no bien definido tu propósito, es coherente con la que tendría alguien que tiene éxito (lo que tú consideras éxito) o podría tenerlo algún día. Y después pon el foco en hacer los cambios oportunos.

Conclusión

¿Cómo vivirías si ya hubieras encontrado tu propósito? Si no tienes idea de cuál es tu propósito, a pesar de haber indagado ya mucho en ti, esa pregunta te puede servir de guía. Te puede indicar el camino hacia ese lugar al que quieres ir (empezando por superar tu bloqueo), no tanto por el lugar final (que solo puede ser una imagen idealizada de algo en tu imaginación) sino por la forma en que deseas transitar ese camino.

Recuerda también que el trabajo es una parte más de la vida. Y el propósito, otra. Pueden coincidir o no; es decir, es posible sentirte realizada trabajando en algo «solo» coherente contigo y llevando a cabo tu propósito fuera de tu trabajo. Sin embargo, no olvidemos que el fin último, la autorrealización, incluye también otros aspectos de la vida como el amor, la amistad, la salud, la espiritualidad…

O sea, es lógico querer trabajar no solo para sobrevivir sino también para aprender, disfrutar y contribuir con nuestros dones. Pero no pospongas tu felicidad hasta lograrlo. No vivas tu vida eternamente insatisfecha. Sencillamente disfruta de explorar aquellas cosas que van cobrando importancia para ti en cada momento del camino.

Espero que te haya ayudado algo este artículo si estás en esa búsqueda de propósito que a menudo resulta tan frustrante. Recuerda que casi todo en la vida es cuestión de atención, calma y actitud. Paciencia.

Gracias por leer.

♥♥♥

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.