Fobia social y respeto

fobia-social-y-respeto

Este año me gustaría compartir de una vez por todas las reflexiones que tengo a medio escribir sobre la fobia social. Si espero a tenerlas perfectas no las voy a compartir en la vida… A esta en concreto no sabía cómo llamarla pero al final me he quedado con dos conceptos clave de los que voy a hablar: fobia social y respeto.

Con esto espero colaborar en la enorme labor de visibilización, y especialmente desestigmatización, que solo se puede lograr si se transmite, en la mayor medida posible, lo que realmente es e implica.

Cuando escribo lo hago siempre partiendo de mis conocimientos y mis experiencias, que pueden ser diferentes a las de otras personas, como creo haber mencionado ya otras veces. Cada persona es única y cada fobia social también lo es. Cada persona la vive y padece de una manera, con unas peculiaridades y características concretas. Habrá ciertas similitudes pero en absoluto se puede generalizar. Ni yo puedo ni pretendo hablar por todos los que tenemos fobia social ni otros pueden hablar por mi porque yo tampoco me identifico con todo lo que leo y oigo.

Dejando claro esto, mi objetivo es hacer reflexionar, abrir la mente, concienciar, desestigmatizar y por supuesto ayudar de algún modo a quien pueda verse reflejado en lo que comparto.

Fobia social y respeto

Este artículo va de fobia social y respeto. O sea, de lo que implica tener fobia social más allá de lo que piensas que es (si no la tienes). Y de cómo las ideas rígidas sobre lo que es aceptable y lo que no y la falta de respeto en esta sociedad, multiplican por mil el problema.

Lo que implica tener fobia social

Tener fobia social no implica «solo» tener ansiedad en situaciones sociales. Cosas como que te tiemble la voz al hablar, ponerte rojo, etc. Todo lo cual ya es bastante (sobre todo por las reacciones de los demás). Tener fobia social es mucho más que eso. Digamos que esa es la parte más visible y fácil de interpretar y entender.

Pero hay otra.

Es la parte que supone no ser capaz de ser uno mismo, al menos no siempre, no con todo el mundo. Y por tanto, en algunas ocasiones en vez de parecer nervioso te hace parecer inmaduro, provocando así las risas ajenas. (¿Si de veras fueses tonto como a veces pareces sufrirías al poder darte cuenta de todo? Está claro que no).

Es la parte que te deja sin energía por poco que hagas. Porque te has esforzado tanto en parecer normal (sin ansiedad) que para el siguiente día te has quedado exhausto.

Es sentir la incomprensión ajena. Y es tantas otras cosas más.

fobia-social-y-respeto
¡PINÉAME!

El respeto o la falta de él hacia las personas con fobia social

Por lo general, las personas maduras serán compasivas contigo cuando te vean nervioso en determinadas situaciones (como hablar en público). Pero esas mismas personas se quejarán, mostrándote así su verdadera ignorancia e incomprensión cuando vean que no hablas. No entienden que quizá te has quedado sin fuerzas cuando igual el día anterior parecías tan normal. O bien que sencillamente no te apetece hablar y estás bien así. Porque no todo es consecuencia de la fobia social, eso es solo una parte más de ti. Si además eres introvertido con frecuencia estarás perfectamente bien en silencio aunque para otros pueda parecer extraño.

A veces también algunas de esas personas reirán cuando te vean tenso en situaciones normales para ellos. Y todo lo que vean asociado a este aspecto de ti les hará gracia. Incluso aunque a veces te pongas rojo por el calor y no por vergüenza, te habrán puesto ya la etiqueta de «extremadamente tímido» y toda peculiaridad tuya la asociarán a ella.

Lo que implica tener fobia social es ver cómo se sonríen o ríen entre ellos pensando que no te das cuenta, que te digan que te has puesto rojo o que sonrías, o que estás muy callado o que hagan menciones delante de todos a lo integrado que estás en el grupo dando así a entender que les molesta cómo eres y que han estado hablando a tus espaldas (consiguiendo así más incomodidad por tu parte y más silencio).

Lo cierto es que los demás te aceptarán en la medida en que seas capaz de actuar «como si no tuvieras fobia social». Esto será posible para algunos de vez en cuando, sin explicación, simplemente porque el cerebro da alguna tregua a veces (aunque la ansiedad nunca desaparezca del todo). Para otros jamás.

Un gran problema está en los valores de nuestra sociedad

Tengo un artículo llamado «Tengo derecho a estar seria y callada» y me preocupaba un poco que no se supiera entender y ver más allá del título. Pero es que pienso 100% todo lo que he escrito (el título y todo lo demás).

Me parece muy triste esta violencia (que para mi es lo que es) de forzar a las personas prácticamente todo el tiempo a sonreir, a hablar, a hacer las cosas políticamente correctas siempre, a mostrar su mejor cara. Sin tener en cuenta ni respetar que a la persona no le apetezca sonreir o que sencillamente haya nacido con un semblante serio. Sin ser conscientes de que no es tu cometido agradar, sin recordar (y a veces saber) que callar es tan necesario y respetable como hablar.

Que sí, que puede haber momentos para hablar y momentos para callar. Pero es que al que se va al otro extremo y no para de hablar como mucho se le menciona entre risas que no calla ni debajo del agua. Mientras que al que no habla apenas en seguida se le critica y se le atosiga para que hable. ¿Por qué el comportamiento no es el mismo hacia el hablador? ¿Por qué nadie está encima de él diciéndole que se calle? ¿No nos parecería de una mala educación tremenda que alguien lo hiciera? Pues al revés es exactamente lo mismo. El problema está en ver como opción ideal el hablar y como opción mala (y ligada a ser pasivo, por ejemplo) el callar, cuando no tiene por qué ser así en absoluto. Se puede estar trabajando, haciendo, reflexionando, observando…

Falta de respeto a la diversidad

Esa falta de valores y de respeto la sufrimos muy especialmente las personas con fobia social. Pero las consecuencias de la rigidez de pensamiento y violencia verbal o silenciosa de nuestra sociedad se refleja en muchos otros casos. Habladores obsesionados con no salirse de su papel. Mujeres que no se atreven a ir mal peinadas, sin maquillar o sin tacones. Hombres que no se atreven a ir según a dónde sin afeitar o dejarse el pelo largo si les apetece.

Parece que vivimos en entornos tan sumamente superficiales que resulta insoportable ver que hay personas que se salen del molde establecido, el molde que toda la vida hemos considerado que es el bueno pero que igual para otro, con otra personalidad, con otros valores ni mejores ni peores, no tiene por qué serlo.

No vamos bien en un mundo en el que tenemos una idea clara y concreta (tanto del físico como del carácter) del sinónimo de hombre y mujer normal (así como del hombre y mujer de éxito). Hay que abrir esas mentes. Abrirse a la diversidad. Diversidad de colores de piel, de pesos, de alturas, de nacionalidades, de etnias, de religiones, de personalidades, de ambiciones, de valores, de gustos, de intereses, de deseos, de inteligencias y de lo que sea.

mano-amor-tolerancia

Conclusión

Con esta reflexión sobre fobia social y respeto espero haber despertado algo dentro de ti. Que veas que más allá de la ansiedad social o fobia social en sí misma es la falta de valores en la sociedad, la falta de respeto, lo que agrava infinitamente cómo se vive esto y otras tantas cosas.

Ojalá te haga recapacitar sobre tus propios valores y tus propias reacciones hacia las personas diferentes. Ojalá te haga más valiente cuando veas que cerca de ti se está cometiendo una injusticia (alguien teniendo algún prejuicio y criticando al diferente).

Y si tú también tienes fobia social, en ese caso te animo a que encuentres tu manera de colaborar en la desestigmatización de esto, por pequeña que parezca.

En cualquiera de los casos me encantará leerte en los comentarios.

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

5 respuestas a “Fobia social y respeto”

  1. Hola Verónica! Al principio tuve problemas para leerlo, no se cargaba la página, menos mal que finalmente pude hacerlo porque me ha parecido muy interesante. Yo también sufro de fobia social, no siempre fue así pero después de unas experiencias desagradables tuve una perdida de autoestima y aislamiento que me hace sufrir mucho en ese tipo de situaciones. Tampoco es que antes fuera una persona habladora ni extrovertida pero me daba permiso para hablar cuando lo veía necesario, ahora en cambio tengo esa obligación de ser «normal», además llevo fatal que se me juzgue de manera equivoca porque sea más callada.
    Como escribes en tu artículo es necesario que se inculque la diversidad y el respeto porque todos somos diferentes y no es «malo» serlo mientras seas buena persona y con valores positivos que eso es lo único que importa, (aunque eso merecería otro articulo, el tema de que te traten de buena tonta y tengas que estar poniendo límites para que no se equivoquen).
    Gracias por tus artículos, me gusta mucho sentirme identificada con mis vivencias.
    Saludos!

    1. Hola Luisa. Me alegra que al final hayas podido acceder, no sé qué pudo haber pasado. Muchísimas gracias por comentar! Así es, todos estos temas darían para muchos artículos, sin duda. Y me da la sensación de que al final solo queda en palabras (respeto, diversidad…) pero luego no se lleva a la práctica en el mundo real. En todo caso hemos de pensar también en los que vendrán y por ello, dentro de nuestras posibilidades, necesitamos colaborar en el cambio de valores que la sociedad necesita.
      Un abrazo!

  2. Hola Veronica,muy interesante el articulo, la verdad es que la fobia social es dificil de llevar en algunas situaciones, cada persona es un mundo y una manera difirente de superar las fobias, miedos, etc…
    Puede que sea repetitiva pero la meditacion es una buena herramienta en esta fobia, la respiracion plena en el momento presente, y quererse a uno mismo, no estar pendiente de si me estan mirando, o que piensan de mi, trabajar en uno mismo desde dentro, respetarse uno mismo y asi el mundo te respetara, lo que cada persona piensa de si misma, es lo que refleja fuera, ejemplo: (si no se valora, reflejara inseguridad en el exterior)..por eso es tan importante como nos vemos a nosotros mismos y saber que reflejamos fuera, ejemplo:(me quiero, reflejo confianza a los demas)..
    Con las fobias es igual, como uno piense de si mismo es lo que transmite a los demas, sè segur@ de ti mism@,empieza por ti y veras el cambio en poco tiempo.
    Espero aver ayudado a alguien,
    animo a tod@s.

    1. Gracias por comentar Lucía. En todo caso el propósito del artículo no es «buscar soluciones» (yoga, meditación, autoestima…). O mejor dicho herramientas que ayuden mínimamente y está bien tener en cuenta y sobre todo poner en práctica. El propósito del artículo es concienciar, incentivar el respeto, sin más. Estamos muy acostumbrados a querer arreglarlo todo y, a veces, no hay nada que arreglar, simplemente aceptar. Eso se entiende bien cuando hay una enfermedad física o un defecto físico. Pero no se entiende tanto cuando es un tema mental. Hay personas que a pesar de sus esfuerzos no superan la fobia social. Y, repito, ese no es el gran problema, el gran problema es que esta sociedad ni tiene en cuenta ni respeta las cualidades y limitaciones de las personas, las diferencias… Mi objetivo con mis artículos sobre esto es abrir la mente de quien pueda leerme y poco a poco desestigmatizar este problema con el que tanto se frivoliza.

  3. Hola Veronica,me gusta mucho el articulo,solo los que padecemos fobia social sabemos lo que nos afecta y nos influye en nuestra vida social y la manera de relacionarnos con los demas.
    En mi opinion como nos vemos a nosotros mismos,es lo que reflejamos a los demas,
    Ejemplo:(Si no me quiero,no me valoro y no me respeto;reflejo a los demas inseguridad,poca autoestima y rechazo).
    Si empezamos a querernos,valorarnos y respetarnos a nosotros mismos todo cambia en nuestra vida a mejor,Ejemplo:(Si me quiero,me respeto y me valoro,reflejo en los demas seguridad en mi misma,confianza y fortaleza).
    Parece facil,pero lleva su tiempo cambiar mentalmente como nos vemos,cambiar a como queremos ser realmente,ser mas abiertos con los demas,tener coversaciones fluidas sin sentir verguenza o paralizarnos,ser segur@s al dar nuestra opinion,solo hay que cambiar la forma de pensar hacia uno mismo en positivo y empezar con conversaciones con personas conocidas,poco a poco se coje seguridad y empezar hablar con alguien desconocido de culquier tema el tiempo,o lo que surja.
    Recomiendo la meditacion y la respiracion en el momento presente,ayuda mucho para la ansiedad,bloqueos y miedos,creer que yo soy segura,que me valoro,me quiero y que supero esas situaciones,es una herramienta facil y a corto plazo se ven los resultados positivos en un@ mismo.
    Os animo a que lo intenteis.
    Un saludo a tod@s.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.