Ideas para mejorar el aprendizaje

En este artículo comparto ideas para mejorar el aprendizaje y lograr que el proceso de estudio sea eficaz.

El cerebro necesita asimilar los conceptos poco a poco. Y cuanto más novedosos sean para nosotros estos conceptos o el lenguaje empleado, más tiempo necesitaremos.

Al principio, resulta frustrante. Te agobias por tener tanta información ante ti y por pensar que necesitas recordarlo todo.

La cosa es que esto último no es cierto. Por tanto, no tienes que aspirar a recordarlo todo, simplemente a ir poco a poco comprendiendo, asimilando e interiorizando conceptos (no todos, solo los más importantes) y profundizando hasta el nivel que tú quieras o necesites. 

No te bloquees ante toda esa información. Tú tienes la capacidad de estudiar lo que hace falta (que no es todo, como ya he dicho).

En realidad, el proceso es muy sencillo: lee y relee de manera consciente este artículo, pon las ideas en práctica y persevera.

Para hacer eficaz el proceso de aprendizaje tienes que aprender a gestionar tus recursos, es decir, a sacar todo el partido posible al tiempo de estudio aplicando las ideas que te voy a explicar. Esto, de manera constante, te hará aprender cada vez más, lo que a su vez, hará más divertido el proceso.

El primer paso para mejorar tu capacidad de aprendizaje es conseguir claridad mental.

Se trata de alcanzar un estado físico y mental idóneo para estudiar. Así, el cerebro estará preparado para asimilar nuevos conceptos.

Preparación previa al proceso de aprendizaje

Si tu cuerpo y tu mente no están en un estado adecuado no vas a ser capaz de concentrarte ni de asimilar la información como hace falta.

Por eso, antes de empezar con el estudio en sí conviene prestar atención a tu bienestar físico y emocional.

Cuida tu bienestar

Para tener claridad mental es crucial hacer ejercicio con frecuencia y llevar una dieta equilibrada.

No encontrarse en buena forma es como estar con gripe. No vas a estar en las mismas condiciones para concentrarte y trabajar que cuando estás bien.

Hay alimentos naturales como la lecitina de soja, el germen de trigo y la levadura de cerveza que te pueden ayudar a sentirte con más energía y a concentrarte más fácilmente. Con constancia, yo he notado los resultados.

Tu bienestar emocional también influye.

Si no te encuentras bien es preferible que programes un descanso de una tarde, un día o una semana. Puedes escribir sobre lo que te pasa, hablar con alguien o distraerte de alguna manera. Así volverás con más fuerza.

No se trata de echar más horas estudiando sino de aprovechar las que dediques. Menos es más.

Mejorar tu salud va a influir considerablemente en tu capacidad de aprendizaje.

Confía en ti

Es muy importante la actitud con que afrontes el proceso de aprendizaje.

Piérdele el miedo a esa asignatura, proyecto, materia u objetivo.

Aunque al principio sientas que te falta mucho por saber o hacer, tienes que tener la seguridad de que obtener resultados es inevitable si das los pasos necesarios.

“Da tu primer paso con fe, no es necesario que veas toda la escalera completa, sólo da tu primer paso.” Martin Luther King

Tómatelo como un juego

Proponte disfrutar del proceso: prueba a estudiar en un lugar diferente.

Prepara un lugar en el que te den más ganas de estudiar. Puede ser en un rincón tranquilo en tu casa, en una biblioteca o en medio de la naturaleza.

Busca libros, vídeos, imágenes que te motiven a estudiar esa temática, prepara libretas bonitas, bolis de colores, subrayadores, etc.

Personalmente, si hay silencio y tranquilidad prefiero estudiar en casa. Y, antes que nada, necesito tener todo lo necesario en orden, con bolis, subrayadores y hojas en sucio a mano.

ideas-para-mejorar-el-aprendizaje
¡PINÉAME!

Cómo mejorar el aprendizaje y el estudio

Ahora sí estás preparado para dedicar tiempo a eso que quieres aprender.

No leas por leer

Antes de abrir un libro, ponte en contexto: qué quieres sacar de él, qué ideas generales necesitas aprender.

Si estás empezando de cero quizá sea mejor hacer una vista rápida al tema leyendo solo títulos y subtítulos para coger la idea general. O leer solo lo subrayado tras las clases.

Si te lo han explicado antes te va a resultar infinitamente más fácil. Es muy importante tener a alguien que te guíe para poder enfocarte en lo más importante y para resolver dudas.

Asimila todo lo que puedas en cada lectura

Trata de leer como si fuese la última vez, como si tuvieras que entender todo perfectamente en la primera lectura. Y digo entender, no recordar.

Con esto se trata de que trates de hacer una lectura consciente, no de que luego no vuelvas a repasarlo.

Si cada lectura la haces de esta manera te darás cuenta de que cada vez retendrás más y más datos.

Sintetiza y subraya

Subraya solo conceptos importantes y que entiendas, que los comprendas realmente.

Sé muy selectivo. No te pases subrayando o el efecto será el contrario al deseado. 

Es preferible que empieces subrayando solamente palabras clave y que en las siguientes lecturas continúes subrayando, añadiendo anotaciones aclaratorias, etc.

escritura-conclusiones

Juega con los conceptos

Ten siempre a mano hojas en sucio. Escribe mientras lees. Pero solo palabras clave o conceptos que ya entiendas. Transcribir tal cual de manera automática no sirve de mucho.

Cuando estés escribiendo en sucio, hazlo sin mirar siempre que puedas, a partir de lo que ya recuerdas, y busca relaciones entre diferentes conceptos. Si te equivocas tachas y lo corriges. Ya habrá tiempo de hacer un esquema limpio y ordenado, si es necesario, una vez hayas entendido bien el tema.

Descansa

Tómate descansos cuando lo necesites. Puedes aprovechar para hacer tareas de casa, para beber algo, para merendar, para hablar con alguien,…

Lo habitual es descansar cada 45 minutos o cada hora y media. También depende de la persona. Encuentra lo que a ti te funciona.

Repasa

En mi opinión, los repasos son fundamentales. A veces estudiamos mucho unos días y por no repasar a tiempo perdemos gran parte de lo estudiado. Por eso, te recomiendo dar repasos cada pocos días.

Repasa lo estudiado muchas veces y en días diferentes, hasta que tú mismo sientas que realmente te lo sabes. Cuando tengas esa seguridad ya podrás ir espaciando más los repasos.

Al principio es normal sentir inseguridad. Eres consciente de que no sabes bien todo. Solamente te suenan algunas cosas pero están revueltas en tu cabeza. Tienes que confiar en que con el tiempo irás asimilando, interiorizando y reteniendo lo que estudias.

Algunas formas de repasar son:

Escribiendo en sucio aquello que recuerdas. Después miras y corriges si algo está mal. 

Explicándolo a alguien o tú solo en voz alta como si se lo explicaras a alguien.

Las primeras veces puedes ir mirando tus notas. Recuerda que equivocarse forma parte del proceso.

Sé eficiente

Aprovecha tu tiempo haciendo lo más difícil cuando estás más despejado y dejando lo más fácil para cuando estás más cansado. Por ejemplo, para las últimas horas del día.

Lo más fácil puede ser hacer tests, lecturas, repasos, organizar los apuntes o cualquier tarea mecánica que no implique demasiada concentración.

Conclusión

Antes del proceso de estudio (y durante) considera lo siguiente para conseguir claridad mental:

★ Cuida tu bienestar.
★ Confía en ti: tú tienes la capacidad de estudiar lo que hace falta (no tienes que saberte absolutamente todo)
★ Tómatelo como un juego: busca formas de hacerlo más divertido.

Para aprender de manera más eficiente, pon en práctica las siguientes ideas:

  1. No leas por leer: enfócate en las ideas generales.
  2. Asimila todo lo que puedas: haz una lectura consciente cada vez, como si fuese la última.
  3. Sintetiza: subraya palabras clave.
  4. Juega con los conceptos: escribe en sucio y sin mirar siempre que puedas, busca relaciones,…
  5. Descansa: come algo, haz tareas de casa, habla con alguien.
  6. Repasaescribiendo o explicándolo a alguien o tú solo en voz alta.
  7. Sé eficiente: deja lo más fácil para cuando estés más cansado.

Al final, tú mismo tienes que sentir esa tranquilidad de que realmente te lo sabes

Cada persona tiene que encontrar su método idóneo para aprender. Así que prueba solo aquellas técnicas que resuenen en ti y que creas que de verdad te puedes ser útiles.

Sobre todo confía en ti y ten paciencia. Tu cerebro irá asimilando poco a poco. Dale tiempo.

Cuéntame si te han servido estas ideas para estudiar mejor. ¿Hay alguna otra técnica que te funcione?

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

 

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.