La falsa libertad de la mujer en la sociedad española

la-falsa-libertad-de-la-mujer-en-la-sociedad-española

En este artículo hablo sobre la falsa libertad de la mujer en la sociedad española y qué podríamos hacer todos para implicarnos más en la protección de los derechos de las mujeres.

También compartí en otro artículo algunas situaciones que he vivido de acoso sexual. Es un tema que me parece muy importante y delicado así que he decidido que cuando me ocurran situaciones desagradables de este tipo las compartiré por si sirviera de algo (en este artículo incluyo dos) junto a reflexiones que me surjan.

No está bajo nuestro control evitar que sucedan todas estas cosas porque son inesperadas. Por eso mismo quisiera que todas estemos más alerta y seamos más conscientes de nuestro estado interior y a la mínima podamos reaccionar lo antes posible y parar, cuando sí esté en nuestra mano, esas situaciones que nos están incomodando.

La falsa libertad de la mujer en la sociedad española

Sí, somos más libres que hace unos años pero no somos completamente libres. La definición de libertad es precisamente la «facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad», lo que conlleva poder hacer lo que quieras de manera responsable (sin molestar a nadie) y sin miedo, cosa que no se cumple.

En este artículo voy a compartir dos ejemplos en los que creemos tener libertad pero no es verdad.

Hay unos pocos temas que realmente son importantes en una sociedad y los políticos pierden el tiempo con problemas estúpidos cómo quién gobierna, quién ocupa un cargo determinado o quién se independiza. Qué más da eso. Hay cuestiones mucho más prioritarias… Hagan algo con lo que de verdad importa, joder.

La falsa libertad de la mujer en la sociedad española para ir y estar sola en un lugar

Debería tener derecho a poder ir sola a cualquier lugar y a cualquier hora. Esto para la mayoría de las mujeres en España es una utopía (no quiero pensar en otros países) como consecuencia de las atrocidades que algunos malvados cometen.

En cualquier lugar corres el riesgo de que aparezca un hombre de la nada, que se acerque, que te hable, que te incomode porque te diga algo desagradable o por su sola presencia si estás sola en ese lugar. Como norma general ahí queda todo, en un mal rato. Esto es el pan de cada día de muchas mujeres.

Me pasó hace poco y esto me llevó a reflexionar sobre la falsa libertad que tenemos las mujeres.

En este caso, el hombre simplemente me habló (desconozco sus intenciones verdaderas). Eso sí, a pesar de mi seriedad era muy pesado y al darse en un lugar donde yo estaba completamente sola me puso en una situación muy violenta. Yo era cortante y borde hasta el extremo y a pesar de eso seguía dándome conversación. Hasta que en un momento en que se alejó un poco cogí mis cosas y me fui.

¿Qué sentí después que debería haber hecho? Cortarle en seguida y descaradamente (teniendo en cuenta que no le bastaba con mostrarme fría y distante para entender que no quería hablar con él) con un «si no te importa, he venido para estar sola» o con algo aún más tajante si eso tampoco funcionase. Aunque eso no hubiera evitado que me hubiera sentido obligada a irme al poco tiempo, hubiese sentido que sé poner límites cuando hace falta.

La-falsa-libertad-de-la-mujer-en-la-sociedad-española
¡PINÉAME!

La falsa libertad de la mujer en la sociedad española para decidir cuándo te tocan y cuándo no

Otra cosa que me ha pasado hace unos días, en este caso con alguien de mucha confianza, ha sido que me tocara cada dos por tres la pierna descubierta (llevaba pantalón corto). Cada vez que lo hacía le decía que no me tocase. Y se lo tomaba a broma. Me generó muchísimo estrés, por lo que me cambié de asiento. En otro momento no paraba de darme besos en la cara sin mi consentimiento (en los que yo tenía que esforzarme por evitar que se acercase a mi boca) y abrazos en uno de los cuales me rozó el culo disimuladamente.

Es un hombre muchísimo más mayor que yo que siempre se ha comportado como un padre (salvo algún comentario extraño alguna vez por el que decidí guardar las distancias) que se aprovechó de que había confianza y de que no volveríamos a vernos porque yo me iba a otra ciudad.

Aunque suene fuerte me sentí abusada. Fue realmente muy desagradable y llevo días con ansiedad por culpa de esto. En esos momentos no me daba cuenta porque como digo, era alguien de confianza que «siempre se había portado muy bien conmigo». Pero al día siguiente, tras indagar en mi estado interior reconocí emociones de rabia, impotencia, vergüenza, culpa (por no haber sabido pararle) y por supuesto una sensación de sentirme asqueada.

Afortunadamente, aunque ya tarde, encontré el motivo de mi malestar interior, reconocí estos sentimientos, los compartí con esa persona a través de un mensaje escrito porque necesitaba hacerle saber cómo me había hecho sentir y que todo acto tiene su consecuencia (se aprovechó y ahora no va a ser como si nada hubiera pasado) y tras darme cuenta de cuánto me había afectado (y tener una llamada perdida suya que solo me seguía recordando esto) decidí bloquear a esta persona y romper todo contacto.

Todavía sigo gestionando esos sentimientos. Aquí entran también la decepción por el aprecio que sentía por esta persona y por las cosas buenas que había hecho por mi. La ambigüedad con la que jugaba. No es agradable pero sé que gestionar esto es lo mejor para mi a la larga.

Pudiera parecer (porque desgraciadamente suceden cosas mucho peores constantemente) que no es algo tan grave. Pero esa sensación de falta de control sobre quién toca el propio cuerpo no se la deseo a nadie. Y las consecuencias están siendo, como he dicho, que tengo mucha ansiedad y me siento fatal.

Si pudiera retroceder en el tiempo, ¿qué habría hecho? Sin duda tras la primera vez en que le dije que no me tocase y no me hizo caso, haberme alejado y haber roto todo contacto. Pero la cosa es que en el momento preciso no resulta tan fácil reaccionar. Y si comparto estas cosas es también para que tú trates de estar más atenta si te ocurre algo similar.

Resumen

Los sucesos que ocurren a diario en este mundo en el que vivimos (además del historial familiar y evolutivo que arrastramos) nos condicionan y nos obligan a nosotras las mujeres a necesitar estar alerta ante cualquier posible señal de peligro (y después de mi experiencia anterior, os recomiendo encarecidamente que estéis muy alerta, no solo con desconocidos).

Así que no. No somos libres porque esa necesidad constante de estar alerta (y la impotencia ante lo que pasa cuando bajas la guardia) es incompatible con ser libres aunque nos guste pensar que sí lo somos.

De este tema de la falsa libertad de la mujer en la sociedad española se podría hablar largo y tendido… He puesto dos ejemplos bastante fuertes. Pero podríamos hablar también de la falsa libertad a la hora de elegir qué ropa me pongo (sabemos que tiene un coste social vestirte realmente como te de la gana y a parte de eso, si no quieres que te estén mirando o diciendo cosas por la calle sabes que según qué cosas «no te las puedes poner»), si me maquillo o no, si tengo pareja o no, etc.

Ojalá algún día exista esa libertad real y no la falsa que tenemos ahora.

Recomendaciones y/o peticiones

Por favor, si sois hombres no os acerquéis a una mujer sola (sin gente en los alrededores) para evitar asustarla. Algunas personas disfrutamos en soledad y no estamos deseando que os acerquéis a hablarnos, sino todo lo contrario (ya escribiré más sobre esto, sobre la introversión). Y por supuesto obedeced siempre y acatad los deseos de la mujer aunque no coincidan con los vuestros. «No es no» y punto. Ni bromas ni leches. Pero no solo está el no al sexo, también está el no a hablarme, a tocarme, a abrazarme… Y mucho antes de decir no sabéis perfectamente que es no y que no es sí.

Y a quienes tienen conocimientos y poder: investiguen de qué manera acabar con esto. Mejoren la educación y la detección de señales anormales en los entornos educativos y laborales… Hagan cambios en la publicidad, en la moda, en la cultura, en todo…

Estén más al tanto de esos viejos verdes en el trabajo de los que todo el mundo conoce historias de acoso pero nadie está atento de evitar que haya futuras víctimas.

Y esto último va para todos en general. Todos podemos estar más atentos para intervenir cuando sea necesario en nuestro entorno más cercano. Diciéndole a la nueva que tenga cuidado con tal persona. O interviniendo al escuchar un comentario inoportuno hacia otra persona.

En mi opinión esto (dar la cara por otra persona) puede ser más sencillo que reaccionar a tiempo una misma. Así que por lo menos intentemos todos prestar más atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y ser más valientes.

Hay manipuladores y abusadores que andan sueltos y no es por alarmar pero a veces están mucho más cerca de lo que pensamos. Y también hay un machismo bestial, que es lo que muchas veces da pie a esas situaciones de acoso y abuso que pasa desapercibido tantas veces.

Por lo que si me estás leyendo y eres mujer, te animo a dos cosas:

  1. En tu relación con otros hombres (conocidos o desconocidos) escucha siempre a tu intuición, que no se equivoca. Y si sientes algo raro aléjate de esa persona. No pases ni una. Si algo sucede no es tu culpa, obviamente. Es de ellos, que a menudo se aprovechan de personas a las que les cuesta más estar presentes y/o poner límites. Así que por favor si eres una de ellas, estate bien atenta.
  2. Si has tenido experiencias de este tipo compártelas tú también. Hay que hacer mucho ruido para que las sociedades cambien. Y los cambios son muy lentos. Así que toda fuerza es poca.

Gracias por leer.

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.