La fobia social empeora si no la aceptas

la-fobia-social-empeora-si-no-la-aceptas

Vivir con fobia social es muy duro. Solo lo sabe quien la tiene. Para algunos el nivel de gravedad y limitación varía por épocas. Y aún así siempre es algo que interfiere y limita en mayor o menor medida. Lo que tengo claro es que la fobia social empeora si no la aceptas. De eso, de la falta de comprensión y aceptación por parte de uno mismo y de los demás (el estigma que lleva asociado) escribiré en este artículo.

Desde siempre he vivido con fobia social (puedes saber más de mi leyendo este artículo y este otro sobre cómo me ha condicionado la fobia social). Ya he comprobado que en mi caso esto funciona así: la intensidad de la ansiedad o fobia social va por ciclos o rachas.

También a estas alturas he visto qué cosas pueden empeorar la gravedad de esto. Por ejemplo, en mi caso empeora cuando ignoro el problema y casi lo olvido.

Olvidarlo es imposible porque sus consecuencias siempre están presentes, muchas veces a lo largo de cada uno de los días de nuestra vida. Me refiero a que sí es posible ver las consecuencias pero olvidarse de la raíz. Quedarse en la impotencia, en el sufrimiento. En el «soy tímida» (cuando sabes que es mucho más que eso). En el «tenía que haber hecho o dicho esto o aquello» (cuando sabes que no tienes la culpa de sufrir este trastorno de ansiedad que te impide hacer cosas que harías si no la tuvieras).

Este ignorar u olvidar coincide con esas épocas en las que he perdido el contacto con esto. He dejado de leer ya fuese en foros, blogs o grupos como el de Facebook para socios de AMTAES (Asociación Española de Ayuda Mutua contra Fobia Social y Trastornos de Ansiedad).

la-fobia-social-empeora-si-no-la-aceptas
¡PINÉAME!

La fobia social empeora si no la aceptas

Aceptarla no la va a curar pero sí ayuda a vivirla de una mejor manera. A menor aceptación y atención, mayor es el sufrimiento causado por la fobia social.

Tampoco creo que sea bueno estar constantemente leyendo sobre esto. Está bien desconectar unos días pero no debo tratar de olvidarla ya que forma parte de mi. Es fundamental tenerla presente, aceptarla, abrazarla.

Decidir estar atenta al problema y no dejar que el problema me controle (tanto) a mi es una manera de mantener en parte el control.

Con lo de no negarlo me refiero ante uno mismo. No a proclamarlo a los cuatro vientos ante cualquiera porque no creo que muchas personas estén preparadas para entender. Está claro que no es algo fácil de ocultar. Pero creo que es mejor dejar que piensen que somos solo tímidos… Al menos hasta que esto de la fobia social se conozca mejor a nivel global. Es mi opinión. De todos modos, que compartirlo sea positivo o no también dependerá de con quién y de qué manera. Solo uno mismo puede valorar si sí o si no y en qué casos.

Por ejemplo, con la familia si tienes confianza sí sería ideal poder hacerlo. Aunque no todos percibimos esa comprensión que necesitamos. Por desgracia incluso dentro de la familia las personas generalmente nos transmiten que solo quieren escuchar que todo está bien. Aún así el hecho de haberlo compartido (con personas que nos quieren) creo que es liberador y generalmente sí ayuda aunque sea un poco. Así que a pesar de todo yo me alegro de haber sacado esto a la luz en su día.

Por otra parte, para mi el mundo digital es una buena oportunidad para expresar lo que en persona no me atrevería. Y creo que esto del trastorno de ansiedad social concretamente es algo que está solo empezando a visibilizarse y todos los que podamos deberíamos colaborar. Hay artículos valiosos como los de Laine Lois. Y también algunas entrevistas (lo que demuestra que empieza a haber interés por parte de los medios de comunicación). Toda la información interesante que encuentro sobre este tema la recopilo en este tablero.

Recuerdo que hace unos 10 años, cuando descubrí que lo que me pasaba tenía nombre, las webs que encontraba se limitaban a definir lo que era. Para mi ya fue muchísimo, al menos al principio. Pero no se encontraban historias personales. Aún ahora a veces lo que se escribe va muy orientado a definir y a tratar de solucionar algo que (quizá) no tiene solución. O quizá para unos sí la tiene y para otros no. Y otras veces, la mayoría, se limitan a copiar lo mismo que el resto de webs sin aportar nada de valor o que no sepamos ya. Sin embargo poco he leído sobre intentar hacer entender al mundo que el problema más grande no es la fobia social en sí, sino la incomprensión que lleva asociada.

mano-amor-tolerancia

Lo que sobre todo deseo no es tanto que la fobia social desaparezca, o conseguir superarla, todo lo cual sería maravilloso. Está claro que cuando tus condiciones de vida son las ideales todo es mucho más fácil y casi todos te quieren cerca. Pero eso sería un mundo ideal y no es eso a lo que aspiro. A lo que aspiro es a que no añadamos más problemas a los que ya hay. A que me acepten tal y como soy.

Porque lo que realmente me da rabia no es que la química de mi cerebro sea de una manera (algo que actualmente no podemos cambiar), sino que otras personas empeoren enormemente mi problema con su intolerancia e ignorancia (algo que sí podría estar en nuestra mano cambiar gracias, por ejemplo, a la educación).

Lo que sobre todo deseo es que las personas sean más tolerantes en general y con esto en particular. Porque cuando sufres de fobia social eres tremendamente consciente de la enorme falta de tolerancia y la maldad que hay en el mundo, cerca de nosotros me refiero. Faltas de respeto, desdén, miradas burlonas, risitas. Y no hablo solo de personas malas (de las que uno se esperaría ese tipo de comportamientos). Hablo de personas que son amables y simpáticas y que si te comportas como si no tuvieras fobia social (cuando te es posible ejercer el papel o cuando estás en una época de las buenas) te tratan a las mil maravillas. Pero cuando no, te ningunean.

dificultades-infancia

Pues yo no quiero que me acepten y respeten SOLO SI me comporto como si no la tuviera.

Que sí, que es maravilloso cuando algunas veces soy capaz de expresarme y mostrarme casi por completo como realmente soy (algo que no todos consiguen padeciendo fobia social). Pero es que la fobia social también forma parte de mi. Y merezco el mismo respeto cuando me muestro que cuando ésta me impide mostrarme.

Y por supuesto ha habido veces en mi vida en las que descaradamente he visto cómo era aceptada cuando solo ejercía un papel: el papel de la extrovertida que todos quieren que seas. Afortunadamente no he vuelto a esto. Cuando saco mi parte extrovertida lo hago porque quiero (y cuando la fobia social me lo permite), en la medida que quiero siendo coherente con quien yo soy. Porque ser principalmente introvertida y además con fobia social no significa no poder nunca bromear, mostrar el enfado y la rabia ante las injusticias o defenderse.

Yo soy yo y no puedo, ni quiero, ser tú.

Laine Lois

Llevo meses, incluso años con ganas de escribir y compartir sobre todo esto pero no encontraba el momento ni la manera a pesar de que este blog, que yo sepa, no lo conoce ningún conocido (sino no sería capaz de escribir casi nada de lo que escribo).

En los últimos meses he logrado hacer cosas más o menos difíciles pero todas logros enormes en forma de pequeñas o grandes cosas que no me atrevía a hacer antes.

Sin embargo, la intención principal de este artículo es hacer reflexionar sobre el comportamiento que tiene esta sociedad ante las personas diferentes, en general. Ya que nadie tiene por qué saber si uno tiene un trastorno o una enfermedad mental o no lo tiene. Pero el no juzgar, el respetar, debería estar integrado en el comportamiento de todos.

El respeto que yo te tenga no debería ir en función de cómo te comportes, sino del hecho de que eres una persona igual que yo. Por eso no me gusta nada esa expresión de «ganarse el respeto de los demás» porque, aunque entiendo que en esta jungla en la que vivimos a veces no queda otra que imponerse y «hacerse respetar» o al menos intentarlo, a mi entender el respeto no es algo que nadie debiera tener que ganarse, sino algo inherente al hecho de ser una persona.

alta-sensibilidad-entorno-timidez

Y sé que con mucho de lo que digo aquí parezco una idealista. Y claro que sé que el mundo está fatal… Pero tragarme mis ideas y asumir que mi deseo de ver un mundo mejor es imposible no me parece la mejor opción.

Hay quienes dicen que la fobia social no se cura. Si será verdad o no, o sea generalizable a todos los que la padecemos, no lo sé. A mi generalizar no me gusta porque es como hablar por otros y creo que cada uno tiene una experiencia única. Y en cuanto a la salud mental somos todos muy ignorantes (investigadores incluidos) como para atrevernos a afirmar que una cosa o la otra son rotundamente ciertas.

Lo que sí sé es que en mi caso he hecho algunos progresos. Pero eso no significa que mi fobia social sea mayor o menor que la de otro. Ni que si yo he podido cualquiera pueda. Ni que si he logrado esos progresos solo sea cuestión de seguir avanzando (de hecho ahora mismo estoy estancada).

También sé que la vida es muy diferente cuando se sufre esto con intensidad 9-10 que cuando se sufre con intensidad 7-8… Así que en eso, en lo práctico, es en lo que creo que debería pensar cada uno y no en «esto no tiene cura». Que sí, que igual no la tiene, pero no seas tú mismo quien lo diga porque en realidad a día de hoy y por mucho que estés sufriendo, eso no lo sabes. Y es más útil pensar en cómo mejorar la situación propia, aunque solo sea un poquito.

Partiendo de estas ideas, en próximos artículos contaré lo que A MI me ha servido para pasar de no atreverme casi ni a salir de casa a visitar lugares nuevos y apuntarme a actividades en grupo. Sin que para nada eso implique haber superado la fobia social y sin pretender dar consejos a nadie.

El objetivo no es compartir mis progresos con la idea de que entonces cualquiera puede. Sino compartir lo que sé por si a alguien le pudiera servir, ajustándolo a su caso concreto. Pero sobre todo visibilizar esto, que se reconozca su gravedad y que se desestigmatize.

La fobia social empeora si no la aceptas tú mismo. Pero también influye, y mucho, la aceptación o no aceptación (estigma) por parte de los demás.

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.