Mi hijo no sabe qué estudiar, ¿cómo le ayudo?

mi-hijo-no-sabe-que-estudiar-como-le-ayudo

«Mi hijo no sabe qué estudiar, ¿cómo le ayudo?» Muchos padres tratando de ayudar a sus hijos les dicen cosas como «has de elegir algo pronto», «piénsalo mucho, es muy importante que elijas bien», «elige algo con salidas«, «mejor algo técnico»… Con todo ello lo que consiguen es añadir aún más presión a sus hijos, que ya de por sí se sienten indecisos, perdidos, ansiosos, desesperados y agobiadísimos ante la urgencia de decidir qué hacer con sus vidas.

Precisamente lo primero que necesitarían es que sus padres, con la sabiduría que se supone que han adquirido, les transmitan tranquilidad, perspectiva (no pasa nada por perder un año o dos y probar cosas o vivir experiencias en entornos no académicos… – siempre que los recursos económicos lo permitan claro). Y que les ayuden a poner un poco de orden en sus cabezas para elegir con sensatez sin tampoco andar buscando «la opción perfecta» que rara vez existe.

He sido esa hija que no sabe qué estudiar… así que soy consciente de lo difícil que puede resultar tomar una decisión cuando te gustan y se te dan bien muchas cosas. También me consta la impotencia y frustración que sienten muchos padres (y que sintieron los míos) ante esta situación.

De veras espero que este artículo te ayude a convertir este proceso de por sí estresante en algo estimulante para tu hijo. Y a darle ideas (si él quiere) para que pueda tomar una decisión coherente con quien realmente es.

Mi hijo no sabe qué estudiar, ¿cómo le ayudo?

En este artículo voy a explicarte qué puedes hacer para ayudar a tu hijo si no sabe qué estudiar o qué camino profesional elegir. Se resume en lo siguiente: OBSÉRVALE.

Sin duda, si todos estos años atrás te tomaste tiempo en conocerle, una muy buena forma de ayudarle es observarle y sacar conclusiones.

Olvídate del exterior, de las profesiones de moda (y de tu propia profesión y la del resto de familiares), de lo que se supone que tiene más salidas… Y observándole, encuentra respuestas a preguntas como:

☆ ¿En qué tipo de ambientes se siente más cómodo?

Rodeado de gente o en lugares silenciosos. En la oficina o en el exterior…

☆ ¿Qué le gusta hacer?

Investigar, construir, calcular, ordenar…

☆ ¿Qué aprende con más facilidad?

Matemáticas, idiomas, ciencias naturales…

☆ ¿Qué despierta su curiosidad?

Cómo funciona el cuerpo humano, cómo se mueve un coche, cómo se construye un edificio…

Obviamente, las respuestas y conclusiones que saques de ahí dependerán de lo bien que conozcas a tu hijo…

Por otro lado, no debes hacer una «observación superficial». Por ejemplo, que saque buenas notas en varias asignaturas no significa que tenga interés en todas ellas. O que tenga facilidad para las mates no significa que le apasionen…

niño-pintura-colores

Simplemente cuéntale con cariño aquel talento natural que tú ves en él y que quizá él o ella está pasando por alto. Pero sea lo que sea lo que observes no le impongas nada ni le obligues a seguir tu criterio.

Recursos para saber qué estudiar

En el capítulo de Redes llamado «Los secretos de la creatividad«, Ken Robinson contaba la historia de un hombre que se iba a formar como deportista y al entrar por primera vez al gimnasio de la escuela, sintió como si acabara de entrar a Disneyland.

Creo que es una sensación que todos conocemos, aunque quizá no siempre recordemos en qué momentos la sentimos. En mi caso se da cuando entro a una biblioteca o a una librería. Para mi eso es Disneyland.

Así que te propongo que animes a tu hijo a pensar en qué lugares siente esa inmensa alegría e ilusión. Por ejemplo, ¿en un museo?, ¿en un poliderportivo?, ¿en un hospital?, ¿en una tienda de tecnología?, ¿en el laboratorio del colegio?

Por supuesto, es una idea que puede inspirar… pero luego habrá que perfilarla. Para eso podría reflexionar sobre qué es en concreto lo que despierta esa ilusión, además de la belleza en sí misma del lugar. ¿El hecho de poder manejar y arreglar aparatos tecnológicos? ¿El estar rodeado de gente y poder hablar o animar?, ¿poder escribir?, ¿estudiar?, ¿leer?, ¿ordenar?, ¿hacer deporte?, ¿pintar?, ¿investigar?

Para indagar más en su autoconocimiento le puede ir bien leer mi artículo «Escritura para encontrar tu propósito» y hacer los ejercicios que comparto en él.

Además creo que es fundamental que disponga de suficiente información acerca de las profesiones que hay y en qué consisten realmente. Aunque surgen y surgirán nuevas profesiones, es posible averiguar al menos el ambiente de trabajo y el campo profesional más idóneo (así en general). Con mi artículo «Ideas de profesión según tus gustos» quizá puede inspirarse.

mi-hijo-no-sabe-que-estudiar-como-le-ayudo
¡PINÉAME!

Conclusión

A continuación resumo las ideas que te he dado para que puedas ayudar a tu hijo si no sabe qué estudiar o qué profesión elegir.

  1. Obsérvale y comparte tus impresiones con cariño.
  2. Anímale a preguntarse qué lugares son para él como estar en Disneyland (¿cuál es su paraíso?)
  3. Para indagar más en su interior y en los tipos de profesiones, puede leer:
    Escritura para encontrar tu propósito
    Ideas de profesión según tus gustos

Si a pesar de lo anterior sigue confundido, que no se desanime. Es normal que tal y como está enfocada la educación a día de hoy le falte autoconocimiento y quizá estímulos y experiencias.

Se ha establecido que debemos decidir a la misma edad absolutamente todos… pero no todos estamos preparados para ello y es absolutamente normal. Lo que no es normal es este deseo de homogeneización que tiene la sociedad… Así que por favor, no le agobies. No hay necesidad y de esa manera tampoco vas a acelerar el proceso. Su proceso.

Por otro lado, no tengas (ni permitas que él tenga) tanto miedo a los errores. El objetivo es tomar una decisión coherente pero a veces eso no es tan sencillo a la primera, por mal que nos pese. Sin embargo, las decisiones que tomamos en cada momento son las que debemos tomar para aprender lo que necesitamos aprender (y no me refiero a asuntos académicos sino a valores y aprendizajes de vida).

Espero que este artículo te haya servido para ayudar a tu hijo (y para entenderle mejor).

Ah! Y recuerda: es su camino, no el tuyo. Solo has de estar ahí, a un lado de él, no en medio de su camino. Acompañándole siempre, en sus aciertos y en sus errores.

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.