No busques tu propósito

no-busques-tu-proposito

Pensarás que me estoy contradiciendo si te digo que no busques tu propósito cuando precisamente en algunos de mis artículos doy ideas para que lo encuentres, como en esta guía de escritura para encontrar tu propósito.

No busques tu propósito

Para mi el consejo «no busques tu propósito» es una gran verdad si se cumplen alguna de estas dos condiciones:

☆ No tienes trabajo y por tanto dependes económicamente de otra persona.

☆ Tienes trabajo pero no es lo suficientemente cómodo. Es decir, no te deja tiempo para, entre otras cosas, buscar tu propósito.

No busques tu propósito si no tienes trabajo

Si no tienes trabajo en este momento pienso que tu primer objetivo debería ser buscar uno. Por supuesto si en esa búsqueda tienes en cuenta además tu personalidad, tendrás más posibilidades. De que te cojan (ya que si tú mismo no te ves en un puesto, el seleccionador menos), de que encajes mejor y te sientas más a gusto si te cogen y de que con el tiempo sigan queriendo contar contigo.

Y hablo de posibilidades porque hay otros muchos factores que pueden influir. Solo cuando empiezas a trabajar puedes valorar cómo te afectan los compañeros, el ambiente de trabajo, las tareas reales…

Si no tienes trabajo cualquier trabajo digno es mejor que nada.

En todos los trabajos se aprende algo. Además, aunque hay otras formas de independencia como la emocional, la económica nos influye mucho.

Por último recordarte que si aspiras a encontrar el trabajo ideal necesitas permitirte probar trabajos que solamente consideras «medianamente aceptables» (pero que traerían posibles experiencias y aventuras o aprendizajes).

no-busques-tu-proposito
¡PINÉAME!

No busques tu propósito si tienes trabajo pero no es lo suficientemente cómodo

Por otro lado, si sí que trabajas pero no estás a gusto y encima no te queda tiempo para nada, tu objetivo en mi opinión (a no ser que en tu caso concreto consideres que trabajar media jornada sería la solución y tengas esa posibilidad) también debería ser buscar trabajo (uno un poco más acorde a ti, un poquito más coherente y que te deje tiempo).

De todas maneras, y como ya he dicho, en todos los trabajos se aprende. Que lo hagas o no dependerá de tu actitud ante el trabajo y ante la vida.

Y aunque desees y necesites cambiar de trabajo, muchas veces el primer paso que tienes que dar es cambiar de actitud.

Realmente creo que todos necesitamos de vez en cuando replantearnos nuestra actitud.

Lo bueno es que si vamos por la vida prestando atención, nos daremos cuenta de que necesitamos hacer ese cambio y lo haremos. Lo malo es que a veces estamos tan metidos en nuestras cosas que ni nos damos cuenta de que algo tan simple como cambiar de actitud es la solución a todos nuestros problemas.

Busca otras cosas

Así que mi consejo (si no tienes trabajo o si el que tienes no te deja tiempo para vivir) es «No busques tu propósito».

En primer lugar, en vez de eso, busca trabajo. No uno ideal, simplemente uno que te de cierta libertad.

Y ya después busca:

★ Información sobre los temas que te interesan.

★ Libros, blogs, vídeos de crecimiento personal (simplemente por el mero deseo de crecer como persona).

Planes diferentes para hacer con tu pareja, familia y amigos.

★ Cultivar tus aficiones y disfrutar más.

Lugares nuevos para visitar.

★ Cómo mejorar tu salud (alimentos, recetas, ejercicios).

★ Oportunidades de amar (a ti, a los que te rodean, a la vida). 

Conecta más con las personas que quieres

Esta idea la saqué del podcast de AJ Hoge «Finding your purpose: first steps» y está relacionada con la última propuesta del anterior apartado.

Empezar a amar más se hace conectando mejor y más a menudo con nuestros amigos y familiares. Y eso se consigue valorándoles mientras les tenemos (que no será siempre), prestándoles atención, compartiendo tiempo de calidad y observando si podemos ayudarles de alguna manera gracias a nuestros talentos

Ellos son esas personas que a veces nos parece que nos dan más problemas que otra cosa, cuando lo cierto es que nos ayudan a conocernos mejor.

La vida está ahí, en esas relaciones con esas personas imperfectas que nos rodean. Y el propósito no es otra cosa que saber de qué manera se te da bien ayudar a una persona real en concreto (no a un colectivo grande y abstracto). 

En todos los trabajos se proporciona un valor o  ayuda a una o varias personas determinadas, ya sea directamente (cara a cara) o indirectamente (por ejemplo, construyendo algo que hace más fácil la vida de unos usuarios determinados).

Así que tiene lógica pensar que para encontrar tu propósito sea útil relacionarte y observar de qué formas ayudas de manera natural.

Conclusión

En definitiva, creo que para encontrar tu propósito tienes que sentirte bien física y emocionalmente, además de tener una vida rica (conocimiento, experiencias, relaciones).

Por lo que ansiar ser independiente económicamente no es algo que te vaya a ayudar a encontrar tu propósito. Tampoco te va a ayudar quedarte quieto con un montón de sueños y experiencias pendientes por cumplir ni tener unas relaciones pobres o sentirte mal física o mentalmente.

Por eso mi consejo es empezar por mejorar estos aspectos (entre paréntesis pongo muy resumidamente lo que conseguirás con cada uno de ellos):

Trabajo (libertad económica)

Ejercicio (autocuidado, bienestar)

Aficiones (disfrutar, autoconocimiento)

Curiosidad (aprendizaje sobre aquello que te llama la atención, autoconocimiento)

Relaciones (conexión, contribución, autoconocimiento)

Como habrás visto hay montones de cosas que puedes buscar antes que tu propósito.

Todo eso que busques, ya sea porque sabes que te va a enriquecer de alguna manera, o sobre todo porque te nace buscarlo, es lo que algún día te llevará a poder considerar algo «tu propósito».

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.