Nuevo mes, nuevo hábito

nuevo-mes-nuevo-habito

Hay miles de retos del tipo “nuevo mes, nuevo hábito” o “12 meses, 12 hábitos” pero no fue hasta el otro día tras un momento de bloqueo relacionado con la “búsqueda de mi propósito”, que se me ocurrió la idea de llevarlo a cabo.

Porque una cosa es saber algo y otra recordarlo en el momento que necesitas y sobre todo comprometerte a implementarlo.

Nuevo mes, nuevo hábito

Aquí hablo de bloqueos y de cómo me di cuenta de que lo que necesitaba era foco y motivación y que una buena forma de conseguir esto era poniéndome como objetivo implementar un hábito saludable al mes, pero empezando desde bien abajo, por lo más fácil.

Bloqueos

Seguro que conoces esa sensación de sentirte bloqueada y no saber por dónde empezar a hacer cambios. No hay una sola cosa que no funciona en tu vida. Son unas cuantas.

Así me sentía yo hace unos días.

La mente, sobre todo si eres muy mental como yo, se satura rápido. Un tiempo de descanso y desconexión ayuda para volver después o al día siguiente con la mente despejada y así poder atacar esas preocupaciones con más energía.

A veces cuando llevas horas leyendo y dándole mil vueltas a las cosas sin llegar a ninguna conclusión (lo que se conoce como rumiar) o bien te pones a escribir para así parar y ordenar ese torbellino de pensamientos o sales a caminar o simplemente te evades haciendo algo que te ayude a dejar de pensar, con la idea en mente de que mañana será otro día.

ejercicio-de-escritura-contra-el-estres

Personalmente, antes de darme ese tiempo de evasión (que me lo doy), prefiero hacer un pequeño descanso y luego escribir y dejar todo un poco más en orden para el siguiente día.

Todo se ve con más claridad tras parar, hacer tareas rutinarias, dormir o caminar en medio de la naturaleza.

Lo que necesitaba: foco y motivación

El otro día, dándome una ducha tras esos momentos de bloqueo me di cuenta de que lo que más me bloquea es la falta de FOCO (en este artículo se habla de cómo la creatividad nos suele pillar haciendo algo repetitivo y monótono,..).

nuevo-mes-nuevo-habito-foco

Para tener ilusión día tras día, a pesar de algunas incomodidades que puedas estar teniendo en tu vida en estos momentos, necesitas tener motivación por conseguir algo muy concreto.

Y si ese algo es importante para ti, mejor. Quiero decir que puedes proponerte hacer un curso pero si realmente no le encuentras la utilidad ni disfrutas de lo que aprendes, aunque sea tu objetivo a día de hoy por la razón que sea, el camino no va a ser tan fluido como si es algo que sabes que te va a beneficiar y que además disfrutas. O sea, algo que realmente te motiva.

Además de ser algo que nos motive y que nos despierte la ilusión, necesitamos sentir que es algo factible.

Por ejemplo, una de mis mayores preocupaciones actuales tiene que ver con mi deseo de sentirme realizada profesionalmente. Pero sinceramente a día de hoy no sé cómo puedo ganarme la vida haciendo algo que me guste, que me apasione y que sea útil para los demás. No sé qué siguiente paso tomar, a parte de escribir, leer y probar cursos de cosas que llamen mi atención, o sea experimentar y mantenerme paciente y receptiva a lo que me queda por descubrir.

Idea: “Nuevo mes, nuevo hábito”

Así que juntando todas estas conclusiones: que ahora mismo hay varias cosas en mi vida que no están funcionando, que mi realización profesional requiere de pasos previos relacionados con mi crecimiento personal, que necesito foco porque sino no termino de conseguir nada… he decidido que cada mes voy a poner toda mi atención en implementar un nuevo hábito.

Eso no quiere decir que deje de lado otras cosas. En mi habit tracker incluyo las tareas que son importantes para mi, como leer, escribir en mi diario, escribir en el blog, aprender, hacer ejercicio… Pero mi foco va a estar puesto en una sola cosa.

nuevo-mes-nuevo-habito-motivacion

Va a ser un experimento. Aunque el hábito no esté del todo implementado quizá un mes es más o menos el tiempo suficiente para empezar a interiorizarlo y poder incluir otro más. Puede que para algunos necesite más tiempo. En fin, hay que probarlo.

Además, he pensado que a la larga mi lista de hábitos no será otra cosa que una especie de resumen o esquema global de lo que para mi es importante en la vida. Porque hay hábitos que son casi universales (tomar fruta, hacer ejercicio, levantarse pronto), pero otros (como leer, escribir, dibujar, probar una nueva actividad…) quizá dicen algo más de nosotros mismos y es posible que me lleven a descubrir algo nuevo.

Quién sabe. Pero al menos al finalizar cada mes, si he tenido éxito, habré logrado traer un poco más de bienestar a mi vida y eso ya de por sí es valioso. En el peor de los casos, seré consciente de que hay un aspecto concreto de mi vida en el que estoy atascada y que merece toda mi atención y más tiempo. No hay problema. Me tomo este camino con paciencia y curiosidad, dispuesta a observarme y aprender.

Propósito

Tu gran propósito de vida quizá no lo sepas ahora (aunque posiblemente lo intuyas si indagas en aquello que más te duele). Pero tu propósito hoy puede ser cualquier cosa que tú decidas: llevar una vida más saludable, probar el yoga, aprender a tocar la guitarra porque eso siempre te ha llamado la atención, aprender a dibujar… Y la forma de lograrlo es implementando hábitos.

De hecho, un propósito no es más que un “objetivo que se pretende conseguir” según la RAE.

Está bien que si no sabes cuál es tu propósito de vida, tu propósito a día de hoy sea precisamente encontrarlo y alcanzar la realización profesional. Pero piensa que si tan difícil te resulta es porque hay unos pasos previos que todavía no has dado, posiblemente relacionados con tu realización personal. Así que si te atascas a pesar de haber dedicado tiempo a tu autoconocimiento y de conocer tus fortalezas, talentos… me parece una buena forma de avanzar el probar a empezar por los cimientos: otros aspectos de tu vida en los que quizá es prioritario enfocarse para poder ver la cúspide.

Ilusión y constancia

¿Qué te despierta la ilusión? Porque te diré una cosa. Nos han vendido la idea de que hay que esforzarse y sacrificarse y que ser constante en algo es súper complicado. Lo cierto es que es relativamente sencillo (requiere mucha atención al principio, eso sí) si lo que te has propuesto te ilusiona y si avanzas poco a poco haciéndote el proceso lo más fácil y divertido posible, a veces con un poco de creatividad.

feliz

Si sientes que es súper complicado y realmente es importante para ti, necesitas empezar por algo más fácil.

Ser constante no deja de ser simplemente hacer algo de forma sostenida en el tiempo. Si lo que haces te da alguna recompensa valiosa para ti, no te va a costar ser constante. Pero si no recibes ninguna recompensa, ni piensas que la vayas a recibir o la que recibes no la consideras importante, entonces ¿qué sentido tiene la constancia?

Así que mi recomendación es que elijas un objetivo que sí sepas que te va a aportar bienestar, salud, aprendizaje, satisfacción o cualquier cosa que para ti sea útil. Y que no seas demasiado ambiciosa. Que empieces por el objetivo más sencillo pero que de verdad te comprometas a enfocarte durante un tiempo.

En mi caso, cuando tuve la idea de hacer esto me invadió la emoción. Aparecieron las ganas, la ilusión, la sensación de sentido y de tener un propósito. Creo que sentir esto es imprescindible cuando se va a empezar algo.

Hábitos que quiero implementar

Algunos de los hábitos que me gustaría implementar en el reto “Nuevo mes, nuevo hábito” son:

– Tener una alimentación más saludable

– Hacer ejercicio

– Practicar yoga

– Levantarme pronto

– Acostarme pronto

– Viajar

– Aprender inglés

– Leer

Esas son algunas ideas pero es posible que quite alguno y ponga otros.

Como ves, son hábitos muy generales. Para implementarlos realmente (y saber que estoy cumpliéndolos) necesitaría definir algunos aspectos concretos de cada uno.

Por ejemplo:

☆ ¿Cuántas piezas de fruta pretendo comer al día?

☆ ¿Qué ejercicios voy a hacer y cuántos días a la semana?

☆ ¿A qué hora quiero levantarme y acostarme?

☆ ¿Cada cuánto tiempo pretendo viajar?

☆ ¿Cuántos días por semana quiero dedicar al inglés y qué materiales voy a utilizar?

☆ ¿Cuántas páginas quiero leer al día?

Tú mismo tienes que hacerte tus propias preguntas. Quizás para mi la fruta que tomo es un indicador de si mi alimentación es saludable o no. En cambio para ti puede ser otra cosa.

Además, se trata de que te propongas algo factible teniendo en cuenta tu estilo de vida actual (no recomiendo que pretendas hacer un cambio muy drástico de repente)

En cuanto a mi, el orden lo iré considerando sobre la marcha pero este mes de noviembre mi propósito es alimentarme bien.

nuevo-mes-nuevo-habito
¡PINÉAME!

Conclusión

Para salir del bloqueo general en el que te encuentras tómate un descanso, aunque sea pequeño: no pienses, la creatividad surgirá y lo que necesites llegará…

Después escribe e implementa tus nuevas ideas.

En mi caso llegué a la conclusión de que lo que yo más necesitaba era foco y motivación. Y creo que este reto “Nuevo mes, nuevo hábito” me puede ayudar porque nuestra vida está definida en gran parte por los hábitos que tenemos (y no nos damos cuenta).

Al finalizar cada mes revisaré qué tal ha ido para saber si es algo a lo que necesitaba prestar atención por un tiempo y ya está o si es algo que realmente me está bloqueando y que necesita más atención por mi parte.

Cuéntame, ¿qué es lo que más te ilusiona y a la vez te ves más capaz de empezar a cambiar a día de hoy?

Gracias por leer.

Imágenes: Unsplash y Haute Stock

Puedes suscribirte a continuación:

Please follow and like us:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.